Creando conciencia

                            
ALIMENTACIÓN Y CONSUMO RESPONSABLE


Un mes donde poner en práctica maneras responsables de consumir y alimentarse.
Esto es una invitación a la refelxión, a la inspiración, a la motivación y a la verdadera práctica de amar al planeta, empecemos a pensar en ello cada día, al levantarnos, nuestra voluntad ha de estar apuntado a hacer las cosas bien y admirar a los que ya lo están haciendo.
-Alimentación y con-su-mismo

... Somos lo que comemos, las emociones hablan de nuestra manera de alimentarnos, muchas enfermedades mejoran con la alimentación.
Reflexionemos sobre esta frase: Con-su-mismo hábito.
La alimentación es nuestra gasolina de colores y vitaminas. 
Consumir no es un acto inocente
Consumir conscientemente es crear un mundo correcto
Paso uno, disminuir el consumo general.
Paso dos, consumir con responsabilidad y conciencia. 
Paso tres, crear hábitos saludables.
“Dime qué comes y te diré qué mundo quieres” 
Hay 900 millones de personas que pasan hambre, 1600 millones tienen sobrepeso. Estamos expuestos cada día a más de 2500 mensajes publicitarios, que nos dicen por un lado que comamos (la industria está gastando más de 30 millones de euros en publicidad) y por otro que adelgacemos, 93 millones de euros van destinados a comprar alimentos dietéticos o adelgazantes.
Pero además tiramos la comida. En España tiramos el 15 %de la comida que compramos, eso equivale a más de 6.000 millones de euros en comida que no alimentará a nadie, esta locura a día de hoy nos parece normal.
Mientras, miles de personas trabajan para promover el consumo de productos naturales y la verdadera alimentación saludable. Creando puestos de trabajos donde el comercio Justo, es equilibrado para todos, dónde se crean relaciones humanas basadas en respeto, honradez y felicidad. Donde se valora el trabajo y todas las partes que participan se benefician. Donde todos ganan. 
Miles de personas trabajan para acabar con el hambre y la esclavitud. Dando su vida para conseguirlo.
Alimentación sana, nutritiva y ecológica, es decir, lo más cercano a lo Natural y sencillo.
En nuestra alimentación, disminuyamos el consumo de envasados, alimentos pre-fabricados y creemos recetas frescas.
No compremos transgénicos, son en su mayoría maíz, soja y cereales.
Reduzcamos el consumo o evitemos comprar alimentos con aditivos (E- ), colorantes, conservantes, edulcorantes ( letra H-), antioxidantes, emulgentes, antiagragantes, espesantes, potenciadores, azúcares refinados, harinas blancas...
Apostemos por la verdura y agricultura ecológica.
Compremos alimentos de COMERCIO JUSTO ( Setem; Intermon Oxfam...)
Nuestra correcta alimentación es fundamental para la salud individual y del planeta.
Conocemos los grupos de cultivo y ganadería ecológica en cooperativas? compramos sin intermediarios al agricultor y así los precios son más justos.
Conocemos los agricultores o vendedores de productos naturales y ecológicos más cercanos?
Hay huevos ecológicos, sabemos que número han de tener escrito? 
(Dejemos de pensar en el precio de compra únicamente, disminuyamos el consumo normal y compremos más natural). 
Reduzcamos el consumo de pescado y asegurémonos de su procedencia.
Probemos a comprar una vez al mes en herboristerías, verdulerías ecológicas, dejemos de lado al supermercado.
Te invito a que cuando llegue el día de la compra, resistas tu impulso de gran consumidor y frenes las ganas de llenar la nevera y la despensa. Elije por una semana no comprar absolutamente nada “semana de la no compra”
La verdura ecológica es más sana, sabrosa, llena de vitaminas de todas las letras, rebosa sabor, limpia, cultivada con cariño, al solete y con el agua justa, sin venenos, sin transgénicos, sin anti-, sin conservantes, sin aditivos, sin fertilizantes. Verdura de verdad. Llenemos nuestro cuerpo de vida, naturalidad y de nutrición correcta.

Fuente: "Planeta Pensante". Laura Martínez.



H2O ES AGUA Y MUCHO MÁS
(ya finalizado)


La Tierra está ocupada por más de 3 partes de agua.
Somos casi todo agua. Pensemos pues, como la usamos.
Cada persona en España consume aproximadamente 200 litros de agua potable al día.
Mientras, millones de personas dependen de 2 litros escasos para su supervivencia.
De esos 200 litros de consumo, 180 litros salen contaminados orgánica y químicamente de nuestros hogares.
El 30-40 % del agua potable total se desperdicia en la cisterna (empecemos a contar las veces que tiramos de ella, recordemos que es agua potable), otro 30 % se va en la ducha y en el lavabo, el resto en lavadora, fregar los platos, beber, cocinar…
Consumir no es un acto inocente.
Consumir conscientemente es crear un Mundo Correcto.
Hay una serie de acciones que podemos realizar en nuestro hogar para hacer uno responsable y sostenible del agua.
  • Hagamos un uso sensato del agua.
  • Reduzcamos el caudal del agua del hogar desde la llave de paso.
  • Si usamos la bañera pongamos el tapón, usemos jabón biodegradable y podremos reutilizar esa misma agua.
  • Pongamos  siempre un cubo debajo del grifo hasta que el agua salga a la temperatura ideal (usemos ese mismo agua para evitar tirar de la cisterna o regar las plantas)
  • Usemos el agua de fregar el suelo (jabón biodegradable) para evitar tirar de la cisterna.
  • Minimicemos el uso de agua del wc colocando una botella llena dentro de  la cisterna, así el volumen del depósito se verá reducido y desperdiciaremos entre 2 y 1.5 litros menos de agua.
  • Cambiemos la cisterna y pongamos pulsador de doble función o con stop.
  • No usemos el wc como una papelera. 
  • No es necesario tirar de la cisterna todas las veces.
  • Reguemos las plantas de noche, pongamos un plato debajo u otra sobre maceta ( aprovecharemos el agua que sobre de nuevo)
  • Disminuyamos el consumo de agua colocando en cada grifo del hogar un adaptador que reduzca el cauce ( sin instalación, precio unidad menos de 5 euros)
  • Usar correctamente la lavadora y  lavavajillas, poner  máxima carga, mínima temperatura y mínimo detergente biodegradable.
  • Pongamos cubos en el balcón cuando llueva, recogeremos agua de lluvia para poder regar o fregar.
  • Revisemos y reparemos fugas.
  • Si no tenemos lavavajillas, podemos ahorrar agua de varias maneras, una de ellas es poner el tapón de la pila, llenarla de agua y fregarlo todo, después aclararlo de la misma manera. Otra opción para cuando somos muchos  es poner 3 pequeños cubitos y en uno friegas y en los otros dos aclaras, usando jabón biodegradable, podrás reutilizar toda el agua.
  • Reutilicemos el agua de lavar las verduras, legumbres etc.… para regar. Tener un cubito en la cocina y baño es fundamental.
  • Las depuradoras filtran parte del agua contaminada. Imaginemos que nos subiesen el precio del agua de manera individual a cada hogar, aplicando más penalización a mayor volumen de agua contaminada o derrochada. Cómo la consumiríamos?
El agua es un tesoro, intentemos devolverla a la Tierra lo más limpia posible.
Esto más que ser ecológico, creo que es recordar antiguas maneras, formas de vida más naturales.
Eduquemos a nuestros hijos en estos hábitos. Aprenden muy fácilmente.
Nos darán más de una lección, haremos del hábito su rutina y de adultos serán una generación más  sensible con el planeta Tierra.
Difundamos nuestros consejos, creemos conciencia social. La Tierra es un Milagro. La vida un misterio.
El ser humano es mágico, único y capaz de elegir su rumbo.

Fuente: "Planeta Pensante". Laura Martínez

No hay comentarios:

Publicar un comentario